Català Castellano

Especiales·Recomendaciones·Enlaces de Interés·Glosario de Seguros
 

Asegurar la vivienda: una necesidad de inquilinos y propietarios

CONTACTO
Atención al cliente
901 500 300 • 93 496 47 96
servitel_atlantis@gacm.es
 Otros servicios y teléfonos
 Buscador de Oficinas
CP:
e-cliente.jpg
Asegurar la viviendaTanto si alquilamos como si somos propietarios de una vivienda alquilada, es muy recomendable contar con un Seguro de HOGAR. Además de sacarnos de apuros en momentos de pequeños siniestros, un seguro de hogar es la única manera de estar protegidos ante accidentes de consecuencias más graves.

Una póliza de hogar se compone de dos garantías básicas, “Daños” y “Responsabilidad Civil”.
 

La garantía de daños, destinada a cubrir los desperfectos y las pérdidas de nuestros bienes como consecuencia de un suceso inesperado e involuntario, está formada por dos grandes apartados:

  • El continente, entendiendo como tal las paredes, suelos, techos, instalaciones de gas y agua...
  • El contenido, en el que se incluye el mobiliario, electrodomésticos, obras de arte, aparatos electrónicos, joyas y demás objetos que se encuentren en la casa. 

La garantía de daños también incluye el robo en el hogar y, hasta cierta cantidad, el atraco fuera del mismo.

Cuando contratamos un seguro de hogar, podemos optar por asegurar uno de estos apartados o ambos (contenido y/o continente). Esta característica permite que el seguro se adapte a las necesidades de todos los que intervienen en un contrato de alquiler: los inquilinos y los propietarios.



¿Qué le interesa asegurar a un inquilino?


Daños (contenido) y responsabilidad civil como usuario.

Tanto si el mobiliario es de su propiedad como si ha alquilado un piso amueblado, el inquilino puede contratar una póliza que asegure sólo los bienes que se encuentran dentro de la vivienda (el contenido) ya que si son de su propiedad, en caso de accidente, evitará perder todas sus pertenencias y, si no lo son, deberá responder por los bienes del propietario.


Además y aunque se haya alquilado una vivienda no amueblada, hay que tener en cuenta que el dueño de la vivienda puede reclamar al inquilino por los desperfectos que, accidentalmente, haya sufrido su propiedad (el continente): daños en puertas, paredes y techos, instalaciones eléctricas, de gas, de agua...


En este sentido, la garantía de responsabilidad civil, asociada a la de daños del contenido, será suficiente como para cubrir todos estos casos.


Además, esta misma garantía de las pólizas del Seguro de HOGAR de ATLANTIS cubre los daños que cualquier componente del núcleo familiar cause a terceras personas como usuario del hogar y, fuera del mismo, nos protege como dueños de animales domésticos y en nuestra actividad no profesional, en general.


Es decir, desde un grifo mal cerrado que inunda al vecino, nuestro hijo que lanza un objeto por la ventana, atropellar a alguien con nuestra bicicleta o nuestro perro que muerde a alguien, ¡todo queda cubierto por la garantía de responsabilidad civil de las pólizas de hogar de ATLANTIS!



¿Qué le interesa asegurar al propietario?


Daños y responsabilidad civil

Para proteger sus bienes, el propietario de una vivienda alquilada debería asegurar, sin lugar a dudas, el continente de la misma (la edificación), puesto que de esta manera asegura su patrimonio ante cualquier eventualidad.


De forma análoga, si alquila el piso amueblado, lo lógico sería que proteja sus bienes contratando la garantía del contenido.

Es importante tener en cuenta que con la cobertura del contenido tendremos cubierta la responsabilidad civil como usuarios de la vivienda (la explicada en el punto anterior), y con la garantía de continente tendremos cubierta la responsabilidad civil como propietarios del hogar.


Esta última es fundamental para el propietario de cualquier vivienda (alquilada o no), porque cubre todos los daños que, como dueños, causemos a terceros: caída de trozos de fachada, incendios, explosiones, rotura de tuberías...


No olvidemos que...

Es importante que el inquilino averigüe si el arrendador tiene contratado un seguro del hogar y, de no ser así, negocie con él la contratación del mismo (lo cual, sin duda, redundará en una mayor tranquilidad para las partes).

Además, para evitar estar desprotegido o tener duplicidad de coberturas, debe averiguarse si la comunidad tiene suscrita una póliza comunitaria y conocer el alcance de la misma. El administrador o el presidente de la comunidad nos podrán facilitar esta información.


Cuadro resumen de contratación de garantías para propietarios e inquilinos


  INQUILINO PROPIETARIO
SIN AMUEBLAR CONTENIDO CONTINENTE
AMUEBLADO CONTENIDO
CONTINENTE Y CONTENIDO
 
Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Quiero saber más.
 
 Entidades del Grupo ACM España · Política de Privacidad del Grupo ACM España · Contacto · Mapa Web · Preguntas frequentes · Política de cookies · Información legal

Los productos distribuidos bajo la marca ATLANTIS están asegurados por las entidades del Grupo ACM España.
2018 ATLANTIS